Boletin

Al Buen Entendedor… Todos somos cómplices…

Vota este articulo
(0 votos)

Sergio González
Estamos todos medio hartos, cansados, agotados por la situación actual; por la crisis, por la corrupción, por la inseguridad, la violencia y por este estado de cosas que además de mantenernos a la deriva en lo económico, nos deja una sensación de pesimismo generalizado.

 

El Gobierno es una nulidad empezando por el costosísimo aparato legislativo que es una verdadera vergüenza para el país. Creo querido lector, que no hay mexicano que no se queje y se lamente de nuestros diputados y senadores y que no esté convencido de que no sirven para nada. Bueno, sirven pero solo a su causa, a su partido y a sus personalísimos intereses. Estoy convencido de que son los diputados, los senadores y los partidos políticos, quienes nos tienen en esta triste situación económica y de inseguridad, de que son ellos los causantes en gran medida de muchos de los males que aquejan a este querido país. Se les ha dicho en todos los tonos, se les ha criticado en todos los foros y medios de comunicación, sin embargo no parece haber eco ni intención de cambiar el statu quo y es por ello que debemos reflexionar seriamente en el  hecho de que todos somos cómplices de la situación actual.

Somos cómplices, porque aceptamos calladamente la ineficaz, irresponsable e injusta actuación de nuestros gobiernos, pero somos culpables también porque contribuimos de alguna manera al desorden generalizado que priva en el país.

 

Escuchaba hoy un interesante análisis en el que se afirmaba que los mexicanos en lo general reconocen que hay corrupción en la sociedad y que están convencidos en un alto porcentaje de que viven en un sistema influenciado por la corrupción. El porcentaje de convencimiento disminuía sin embargo, cuando se les preguntaba si sus amigos o conocidos son corruptos y en definitiva el porcentaje de reconocimiento es bajísimo cuando se le cuestionó a los entrevistados acerca de si creen que en su familia hay corrupción.

 

Es decir, que todos saben y están conscientes de que hay un sistema corrupto, pero nadie o casi nadie cree o acepta que en su familia haya corruptos.  Usted que piensa, ¿en su familia está presente la corrupción en alguna medida ?.

 

Pero es que la gente en lo general no cree, o no sabe que sus actuaciones en la vida cotidiana contribuyen o fomentan la corrupción y que por lo tanto aportan a esta cultura que no nos permite avanzar como debiéramos.  O se roban la energía eléctrica, o sobornan para un contrato, o no pagan lo que deben en muy distintos ámbitos, o hacen trampa, o no cumplen con sus obligaciones de diversa índole en tiempo y forma; o le roban un pedacito de terreno al de a lado, o estacionan su auto en donde no deben, o le ganan el lugar al que “se atonta”, o se corrompen en lo público y  lo privado, pero el tema es que somos todos cómplices.

 

Cuesta trabajo imaginar a un mexicano que no haga trampa y que además no se sienta orgulloso de ello; casi todos sienten como un logro cuando “le ganan al sistema” del tipo que sea, lo cual sin duda contribuye a esta cultura de revanchismo, de desorden y de ilegalidad en la que vivimos.

 

Me entristece sin duda la situación actual, la indolencia e incapacidad de las autoridades, la falta de voluntad para solucionar una gran cantidad de asuntos que sin duda tienen solución, y me siento impotente ante la nula respuesta de los gobiernos, sin embargo debemos reconocer también, que este México es de todos y que somos todos, los que lo construimos o lo destruimos día con día, que somos todos, los que le damos forma e identidad.

 

Solo nosotros podemos cambiar la cultura de la impuntualidad; solo nosotros podemos influir en la nueva forma de comunicación y lenguaje de nuestros hijos; solo nosotros podemos abatir la corrupción si no corrompemos y si no nos dejamos corromper; solo nosotros podemos exigir que cumplan aquellos que están para servirnos si somos capaces de comprometernos como ciudadanos.

 

Somos nosotros los ciudadanos quienes al ejercer nuestro legítimo derecho como tales, podemos exigir rendición de cuentas, pero somos corresponsables de alguna manera con esta rendición cuando participamos de una u otra forma en los actos de gobierno.

 

En suma querido lector, le invito a reflexionar, hay que exigir a los corruptos e ineptos gobiernos, si, pero hay que cumplir también como ciudadanos, como padres de familia, como Mexicanos.

Hay que cumplir y hay que cambiar el actual estado de cosas; la pregunta que le dejo es ¿cómo puede usted contribuir para ello. ¿?

 

¿Usted no tiene cola que le pisen ?...

Cualquier comentario con esta columna, favor de dirigirlo a sgrubiera@acticonsultores.com

Sergio González

Sergio González

- Consultor Internacional
- Director General de ACTI Consultores en turismo
- Experto en Calidad y Marqueting
- Ha contribuido de manera especial en el desarrollo turístico de Cancún y la Riviera Maya,
  destinos líderes en México y Latinoamérica

Viajas a perú, viajar a perú,tours en perú,
Cursos online de hostelería y turismo
Promocion de hoteles, hoteles en el mundo, alojamiento turistico, directorio de hoteles, hotel,

Publicidad

Unión de profesionales en Turismo

Publicidad

Forumnatura: Portal del turismo de naturaleza
Hoteles Dom Carlos en Portugal
Revista equipamiento hostelero