Destinos

Que significa turismo prioridad del estado

Desde mi punto de vista significa visión amplia del fenómeno turístico, que por alguna razón no hemos logrado que se entienda a fondo !!En días pasados sostuve una charla con un funcionario público y pude entender, aunque ya lo sabía, la enorme diferencia que existe entre nuestras prioridades, las de los empresarios turísticos y las de ellos, los representantes del gobierno.

 

A nosotros nos preocupa la visión del turismo en su contexto general, las cuestiones de mercado y competitividad y a ellos, en el mejor de los casos, solo aplicar la ley aunque esta tenga distorsiones o interpretaciones diversas que no necesariamente se alinean con nuestros intereses. Digo en el mejor de los casos, porque sabemos, que no todos los funcionarios son corruptos, y que no todos nos quieren perjudicar, aunque así nos parezca a veces, pero su visión simplemente se limita a su función operativa, aunque a veces matizada por intereses políticos, pero que sin duda no contempla el escenario completo que puede implicar perdida de oportunidades de negocio, competencia internacional, percepciones en los mercados emisores y un sinfín de etcéteras.

 

Resulta realmente ocioso y una pérdida de tiempo tratar de explicarle a ciertos funcionarios, que sus actuaciones aunque fueran bien intencionadas y en el marco de la ley, van en contra de los intereses del mercado, de la competitividad y del negocio turístico en todo su contexto. Eso significa, que lo que requerimos es un marco normativo diferente, una reforma que en verdad privilegie a la actividad turística entendiendo que de ella vivimos todos, incluso ellos, cuando menos en un destino turístico como el Caribe Mexicano en toda su extensión, pero que además puede y debe ser la gran alternativa de desarrollo económico para México.

 

Cuando el Presidente Calderón y sus antecesores han declarado al Turismo como prioridad nacional en el fondo no lo han entendido o no lo han querido entender gobernadores, secretarios de estado y funcionarios en lo general. Lo que requerimos es una transformación de fondo dado que la actividad turística es transversal y atraviesa todos los ámbitos de la vida política, social, cultural y por supuesto económica.

 

Hace mucho escribí un ensayo, que mereció algún reconocimiento internacional en el que ejemplificaba y describía como las grandes carteras y asignaturas del gobierno tienen que ver con el turismo irremediablemente. La aduana por ejemplo, tremendo filtro turístico depende de la secretaría de hacienda y poca o nula incidencia tiene la secretaría de turismo; migración depende de el ministerio de gobernación; los sitios arqueológicos del INAH, aeropuertos, caminos y puentes de la poderosa SCT (secretaria de comunicaciones y transportes). La educación por ejemplo, poco se ocupa del turismo y no digamos los ministerios ocupados del medio ambiente y la ecología en donde lo que menos preocupa es el turismo.

 

Hace unos diez años, el querido Sigfrido Paz Paredes y quien esto escribe redactamos un texto para el gobernador en turno en el que se produndizaba en este tema y nos permitíamos proponer la figura de un Sub Secretario de Turismo de Estado en cada uno de los ministerios de manera que el turismo jugara un papel importante en cada dependencia. Imagine el lector un subsecretario de turismo en educación, otro en hacienda, uno más en SCT, y así por delante, podría contribuir sin duda.

 

Pero lo que en el fondo necesitamos es que la agenda nacional en verdad considere al turismo como una prioridad del estado, entendiendo que el petróleo es finito y que la industria del entretenimiento y los viajes es la única que crece consistentemente cada año en todo el mundo, baste con ver las cifras de la OMT, que ya hablan de casi mil millones de turistas en el orbe y sigue increcendo.

 

No me puede entender el funcionario que me explica que si no tengo placas estatales, no puedo transportar turistas de un hotel a otro en una camioneta de lujo o una limousina, y que por tanto deben utilizar un taxi, cuando le digo que es una cuestión de mercado o de competitividad. No me puede entender el que me pone obstáculos en la aduana para importanciones temporales para congresos o exhibiciones, cuando le digo que el congreso se podría ir a otro País si no hay las facilidades; no me comprende nunca el funcionario, aunque honesto, cuando vehementemente le explico que necesito un permiso para filmar un video en un sitio arquelógico; es imposible que me haga entender frente al funcionario que se niega a proporcionarme información estadística de fondo respecto de los perfiles de visitantes en un aeropuerto y mucho menos nos entienden si queremos sembrar palmeras en la playa en beneficio del destino porque ello contraviene las disposiciones y normativas ambientales. Cómo hacer comprender a un funcionario que los recursos para promoción tienen que fluir sin obstáculos en tiempo y forma entendiendo el sentido de oportunidad y presencia en los mercados.? ¿Cómo ?… será imposible mientras el turismo no ocupe un lugar preponderante en las agendas.

 

Lo hemos logrado sin embargo, hemos logrado enormes flujos de visitantes a nuestros destinos y lugares privilegiados en el escenario internacional, porque nuestro País es hermoso, porque es vasto en recursos naturales, culturales, históricos y porque los mexicanos somos creativos y emprendedores, pero todo es a base de lucha, esfuerzos redoblados y mucha negociación. Todo lo resolvemos con convenios y acuerdos, porque el estatu quo no facilita el tránsito libre y amigable de la cosa turística.

 

Quiero confiar nuevamente, no me queda otra, en que el nuevo gobierno federal trabaje por una reforma integral que verdaderamente considere al turismo. Felipe Calderón ha sido un gran promotor, pero no le entendieron, o no le apoyaron. A ver si ahora.

 

Y mientras eso se da, por lo menos en Quintana Roo el principal generador de divisas por turismo de todo México, requerimos un cambio de fondo, un cambio que privilegie al turismo no solo en el discurso.

 

A los turisteros, académicos, estudiantes e involucrados de alguna manera en esta actividad, que les interese aquel texto que formulamos hace unos años con el maestro Sigfrido, escríbanme y con gusto se los hago llegar. Algunas cosas siguen intactas luego de diez años, otras peor…